rollingstone.com.ar
30/3/2017 BUE
« Inicio
Rolling Stone 165
2011-12-05 14:53:00

¿Que cara le devuelve el espejo al 2011? ¿Steven Tyler con los dientes rotos y el ojo violeta en un baño de Asunción? ¿La sonrisa deforme de un rocker veterano que, a la manera de Mickey Rourke, va a buscar recompensa a las capitales del Sur? ¿La mirada de larga distancia de Camila Vallejo, novia global de la juventud activista? ¿La piel blanca de Adele manchada de rímel? ¿El ceño fruncido de Eddie Vedder después de secarse la garganta en "Alive"? ¿Moris chistándole a un taxi, de noche, en una calle vacía de Buenos Aires? ¿Un angry bird estrolándose contra el espejo y condenándonos a siete años de mala suerte? ¿El fantasma de Amy Winehouse? ¿O el de Harrison, una década después?

El mundo tuvo otro año turbulento, incluso si no contamos el tsunami de Japón y la cocción de los reactores nucleares. Las revueltas de los países árabes, el movimiento de indignados de Madrid, las teenage riots de Londres, la ocupación de Wall Street, la lucha universitaria en Chile. Diez años después, los noticieros de todas partes se llenaron de imágenes que pegaron directo en nuestra memoria decembrista. Y aunque el discurso oficial abrace la idea de un abismo superado, tal vez sólo sea una cuestión de timing en el reparto global de la crisis. H En Wall Street, Tom Morello se mezcla entre los manifestantes para tocar canciones de protesta. "The Nightwatchman fue creado para momentos como éstos", dice el guitarrista de Rage. Kanye West pasa a saludar a los ocupantes y ?uestlove, de The Roots, alerta con un tweet sobre la redada policial que se viene. Los pibes replican: "The people, united...".

Una noche de otoño, después de tomarse unos vinos en el camarín del Estadio Unico, León Gieco y Bono cantan juntos "Sólo le pido a Dios". Un himno psicobolche bajo la garra androide del 360°. La política chica en un año de elecciones plagado de triunfos oficialistas marcó el pulso midtempo de la producción cultural. Canal 13 puso al aire El puntero y la película El estudiante fue el hit independiente del año, con una mirada original sobre la militancia universitaria. El rock nacional, en su alianza oficialista, atraviesa un período de confort político que coincide con una burocratización creativa. La atención se repartió entre los nuevos lanzamientos de artistas con dos décadas de trayectoria (Massacre, Babasónicos) y bandas en erupción con propuestas no del todo novedosas (Dread Mar-I, Las Pastillas, Tan Biónica).

Sin embargo, cada vez que en Rolling Stone empezamos a revisar el año, nos encontramos con una cantidad tan suculenta de buena música nueva que se nos pasan las ganas de quejarnos. Y nos ponemos a redescubrir las cosas que nos importaron.

Por Pablo Plotkin


« Inicio
Certifica.com